bebe 3 meses

Desarrollo del bebé de 3 meses.

¿Qué ocurre en esta etapa?

Seguramente ya lo hayas notado. Tu bebé cada vez está más atento y se expresa con mayor facilidad. También tiene más fuerza en las manos y brazos para sujetar objetos. Hablar y jugar con él hará que desarrolle más deprisa sus habilidades psicomotrices. 

Otros cambios que ocurren a los 3 meses:

  • Las tomas. Según va creciendo, también lo hace su apetito. Es importante no interpretar el hambre procedente de su último estirón como una señal de que está listo para el destete. Hasta los 4 meses su aparato digestivo no se habrá desarrollado lo suficiente para asimilar otros alimentos que no sean leche. Puede resultar difícil estar al día con los cambios de apetito del bebé y muchas madres dicen que se preocupan con frecuencia de que su hijo no esté tomando suficiente leche, o de que se haya quedado hambriento tras la toma. Cada bebé es diferente, no hay una cantidad fija que se pueda considerar "suficiente", pero podés escuchar a tu hijo: los bebés hambrientos tienden a llorar para que se les dé de comer y terminan los biberones incluso cuando le has aumentado el volumen de leche. Si le estás dando el pecho, hacelo con mayor frecuencia. Sujetarlo cerca del pecho y observar cuando intenta mamar, también te ayudará a saber si tiene hambre. 
  • Sostener la cabeza levantada. En esta etapa el cuerpo del bebé ya no estará tan arqueado y su espina dorsal estará larga y recta. La fortaleza de los músculos del cuello le permite sujetar la cabeza en línea con el cuerpo y pronto utilizará los brazos a modo de apoyo. Sus manos siguen siendo fuente de fascinación y puede que intente estirarse para alcanzar algún objeto. Sin embargo, todavía no será capaz de ejercer el control necesario para conseguir agarrarlo.
  • Comunicación. Es posible que tu hijo empiece pronto a experimentar con los sonidos, comenzando con letras como la P, la B y la M, que se pueden pronunciar fácilmente con los labios. Por esa razón, "mamá" y "papá" suelen ser las primeras palabras de muchos bebés.
  • Desarrollo de los sentidos. Aunque los sonidos altos pueden sobresaltarle o hacerle llorar, la familiaridad de tu voz le calmará rápidamente. Su curiosidad no tiene límites: le interesa todo lo que sucede a su alrededor y utiliza todos sus sentidos para explorar el mundo que lo rodea. El tacto es el único sentido que da a tu hijo tres cosas que necesita: sensación de protección y seguridad, relación con el mundo que lo rodea y un canal por el que te podés comunicar con él y él te puede corresponder.

 

Poner un móvil musical colgando sobre la cuna del bebé (pero que por seguridad no llegue a estar a su alcance) contribuirá a fortalecer sus músculos mientras intenta alcanzarlo. También va a estimular su mente, a medida que toma conciencia de lo que está delante suyo y el efecto que puede tener sobre ello. Los móviles con colores brillantes, repiqueteos y campanillas también le entretienen y son ideales para fomentar la coordinación entre los ojos y las manos.