bebe alérgico a proteina

Te ayudamos a entender la alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV)

La alergia a leche de vaca afecta a un 2,5% de la población, se trata de la alergia alimentaria más frecuente en niños menores de 4 años. Las reacciones alérgicas suelen surgir durante el primer año de vida. Es inusual que aparezca en la población adulta.

 

 

La reacción alérgica ocurre porque el sistema inmunológico del bebé reconoce a las proteínas de la leche de vaca (PLV) como una amenaza, en lugar de detectarlo como inofensivas. El cuerpo reacciona liberando sustancias químicas, que desencadenan los signos y síntomas de una reacción alérgica.

 

 

Hay dos tipos de reacciones alérgicas. Unas son de efecto inmediato y las otras de efecto retardado. Estas últimas aparecen después de las dos horas de la exposición.

 

 

Existen numerosos síntomas que causan una reacción alérgica a la Proteína de la Leche de Vaca. Entre los más comunes son: afectaciones dermatológicas, síntomas respiratorios, como anafilaxia, vómitos, diarreas, etc.

 

 

¿Tu bebé padece alergia? Sigue leyendo para tener más información.

¿Cómo de diagnostica?

Para un correcto diagnóstico clínico es esencial elaborar un estudio muy detallado con referencia a los siguientes aspectos: la presencia de antecedentes familiares y/o personales de atopia (son reacciones alérgicas con una frecuencia anormalmente elevadas); el tipo de alimentación recibida: materna, artificial, mixta; la edad de comienzo de los síntomas; el tiempo transcurrido entre la ingesta de leche y la aparición de los síntomas; el tipo de síntomas y si han existido factores que los hayan podido producir.

 

 

El estudio debe completarse con una exploración física detallada y, si existen síntomas digestivos, búsqueda de signos de malabsorción y/o malnutrición.

 

 

Para confirmar el diagnóstico existen diferentes métodos como: pruebas cutáneas, pruebas de provocación o biopsia intestinal.

 

 

Si tienes indicios que tu bebé padece una alergia, acude siempre a la consulta de tu profesional de la salud de confianza.

¿Sabes qué desencadena la reacción adversa de tu bebé? Anota qué crees tú que le provoca su reacción adversa – qué bebidas, qué alimentos, etc.
¿Cuándo empezaron las manifestaciones? Momento de aparición.
¿Con qué rapidez se desarrollan? Tiempo que tardan en aparecer.
¿Cuánto tiempo duran? Duración de las reacciones adversas.
¿Con qué frecuencia aparecen? Cuántas veces por semana, al día, etc.
¿Son siempre las mismas manifestaciones? Tipos de reacciones adversas: rojeces, etc.
¿El padre o la madre tienen alergias?
¿El bebé tiene hermanos o hermanas con alergias? Antecedentes familiares de alergia en la familia.

Tratamiento de los bebés con ALPV

Si han diagnosticado de APLV a tu bebé, el tratamiento es simple y eficaz, consiste en evitar los alérgenos. Esto se consigue sustituyendo la leche de vaca por un hidrolizado de proteína. En cualquier caso siempre debes seguir la recomendación de tu médico.

 

 

Deberás excluir de la dieta de tu bebé, todos los productos lácteos, y todos los alimentos procesados que contengan proteínas de leche de vaca o trazas. Tienes que leer atentamente el etiquetado, ya que vendrá siempre especificado.

 

 

Tendrás que tener mucho cuidado en no contaminar alimentos que no contienen leche de vaca con alimentos que si que la contienen. Por ello es necesario limpiar y desinfectar muy bien los utensilios y nuestras manos, o incluso si es muy sensible, utilizar utensilios específicos sólo para tu bebé.

 

 

Finalmente tenemos una buena noticia para darte ánimos. Indicarte que el pronóstico suele ser excelente en gran parte de los casos. La mayoría de los niños, entre un 85 al 90%, se recuperan antes de los tres años, lo que permite la reintroducción de leche de vaca de manera progresiva y siempre bajo supervisión médica.