diarrea bebe

Qué debo hacer si el niño tiene diarrea

Casi todos los niños experimentarán un episodio de diarrea en algún momento, generalmente debido a una infección viral. 


La diarrea consiste en el paso frecuente de heces acuosas y sueltas. Lo que es seguro es que no es una experiencia agradable, ni para ti ni para tu pequeño. Puede durar de uno a dos días o hasta una semana y, a veces, más tiempo. Durante este periodo, es importante mantener al niño bien hidratado. Si te preocupa este tema, habla con su médico, quien evaluará si la evolución está siendo satisfactoria o no.

Diarrea en niños pequeños

La diarrea en niños de entre 1 y 6 años de edad puede durar semanas o incluso meses. Los niños que sufren este tipo de diarrea están normalmente sanos y no muestran otras señales de sentirse mal. La diarrea en niños se puede reconocer cuando el niño realiza tres o más deposiciones sueltas y acuosas, con trozos de alimentos presentes en ellas, todos los días y durante un período prolongado de tiempo. 


La grasa saludable en la dieta es importante para los niños pequeños y los bebés. Los niños pequeños necesitan grasa para ralentizar el movimiento de los alimentos a través del intestino. Si la dieta del niño es baja en grasas, los alimentos se mueven rápidamente a través del sistema digestivo, lo que da menos tiempo para que se complete la digestión y, como consecuencia, se presenta diarrea acuosa en las evacuaciones. La dieta tiene que tener la cantidad correcta de grasa
Si el niño bebe grandes cantidades de zumo de fruta, también puede contribuir a la diarrea. Los zumos de fruta natural contienen altos niveles de fructosa, azúcar presente de manera natural en la fruta; sin embargo, este azúcar puede ser difícil de absorber, especialmente cuando está presente en grandes cantidades. Si el niño toma demasiado zumo, será menos probable que ingiera alimentos nutritivos como, por ejemplo, frutas, verduras, pan integral, queso y muchos otros que ofrecen más variedad de nutrientes a su dieta.


Si bien es importante que el niño se mantenga hidratado, intenta limitar la cantidad de zumo de fruta que consume. El agua es siempre la mejor opción, dado que mantendrá al pequeño hidratado y no lo saciará demasiado. Es importante lograr el equilibrio correcto en el consumo de líquidos. El niño debe beber entre 1200 y 1500 ml diarios. Un mayor consumo de líquidos podría afectar las demás comidas de la dieta por falta de hambre.


Habla con tu médico para asesorarte y mantenlo al día en caso de que los cambios que realices no mejoren la situación.

 

 

Conoce toda la información relacionada con los problemas digestivos leves del bebé

 

 

Aviso importante: La leche materna es la mejor opción para tu bebé ya que proporciona múltiples beneficios a los bebés y las madres. Es importante que durante el embarazo y la lactancia, mantengas una dieta sana y equilibrada. Combinar el pecho con otras fórmulas lácteas durante las primeras semanas del bebé puede reducir tu producción de leche materna, haciendo más difícil la vuelta a una alimentación basada únicamente en leche materna. Consulta siempre con tu médico y/o matrona cualquier duda sobre la alimentación de tu bebé. Si utilizas una leche de fórmula, debes seguir las instrucciones del envase para una correcta preparación.