etiquetado de alimentos y alergia

De qué manera el etiquetado de los alimentos te ayuda a tratar la alergia de tu bebé

Si tu hijo sufre una alergia alimentaria, saber exactamente qué contienen los alimentos ya preparados puede ayudarte a tomar decisiones en la compra. De ahí que sea tan importante comprender bien las etiquetas de los alimentos.

 

¡Prepara delicios platos con nuestro libro de recetas para niños con alergia a la proteina de la leche de vaca! 

Consíguelo aquí.

Entender las etiquetas de los alimentos puede ayudarte a manejar la alergia de tu bebé

Si tu bebé tiene una alergia alimentaria, deberás prestar atención cuando compras alimentos ya preparados. Aunque al principio pueda resultarte complicada la idea de revisar las etiquetas de todos los alimentos que compras, pronto se convertirá en tu día a día.

 

Las normas de etiquetado en Europa establecen que los ingredientes de los alimentos deben estar claramente indicados en los envases, para que las personas con alergias identifiquen con mayor facilidad aquellos que deben evitar. Te será fácil identificarlos, ya que los ingredientes alérgenos comunes están indicados en negrita o de tal forma que destacan. Además, cabe la posibilidad de que el alimento incluya trazas de algunos alérgenos, por lo que también deberás revisarlo en el envase, dado que vendrá expresamente indicado.

 

En el caso de la leche, este se considera un alérgeno común, por lo que la legislación europea obliga a destacarlo en la composición nutricional del alimento que lo contenga como ingrediente. Una gran cantidad de alimentos envasados incluyen también etiquetas de advertencia (por ejemplo, contiene gluten/lactosa, etc.). Este tipo de frases se utilizan a menudo por los fabricantes como una advertencia y no implican un requisito legal, pero se trata de una información muy valiosa para las personas con alergias.

Si tu bebé tiene una alergia alimentaria, deberás prestar atención cuando compras alimentos ya preparados. Aunque al principio pueda resultarte complicada la idea de revisar las etiquetas de todos los alimentos que compras, pronto se convertirá en tu día a día.
Las normas de etiquetado en Europa establecen que los ingredientes de los alimentos deben estar claramente indicados en los envases, para que las personas con alergias identifiquen con mayor facilidad aquellos que deben evitar. Te será fácil identificarlos, ya que los ingredientes alérgenos comunes están indicados en negrita o de tal forma que destacan. Además, cabe la posibilidad de que el alimento incluya trazas de algunos alérgenos, por lo que también deberás revisarlo en el envase, dado que vendrá expresamente indicado.
En el caso de la leche, este se considera un alérgeno común, por lo que la legislación europea obliga a destacarlo en la composición nutricional del alimento que lo contenga como ingrediente. Una gran cantidad de alimentos envasados incluyen también etiquetas de advertencia (por ejemplo, contiene gluten/lactosa, etc.). Este tipo de frases se utilizan a menudo por los fabricantes como una advertencia y no implican un requisito legal, pero se trata de una información muy valiosa para las personas con alergias.
Si tu bebé tiene una alergia alimentaria, deberás prestar atención cuando compras alimentos ya preparados. Aunque al principio pueda resultarte complicada la idea de revisar las etiquetas de todos los alimentos que compras, pronto se convertirá en tu día a día.
Las normas de etiquetado en Europa establecen que los ingredientes de los alimentos deben estar claramente indicados en los envases, para que las personas con alergias identifiquen con mayor facilidad aquellos que deben evitar. Te será fácil identificarlos, ya que los ingredientes alérgenos comunes están indicados en negrita o de tal forma que destacan. Además, cabe la posibilidad de que el alimento incluya trazas de algunos alérgenos, por lo que también deberás revisarlo en el envase, dado que vendrá expresamente indicado.
En el caso de la leche, este se considera un alérgeno común, por lo que la legislación europea obliga a destacarlo en la composición nutricional del alimento que lo contenga como ingrediente. Una gran cantidad de alimentos envasados incluyen también etiquetas de advertencia (por ejemplo, contiene gluten/lactosa, etc.). Este tipo de frases se utilizan a menudo por los fabricantes como una advertencia y no implican un requisito legal, pero se trata de una información muy valiosa para las personas con alergias.
Si tu bebé tiene una alergia alimentaria, deberás prestar atención cuando compras alimentos ya preparados. Aunque al principio pueda resultarte complicada la idea de revisar las etiquetas de todos los alimentos que compras, pronto se convertirá en tu día a día.
Las normas de etiquetado en Europa establecen que los ingredientes de los alimentos deben estar claramente indicados en los envases, para que las personas con alergias identifiquen con mayor facilidad aquellos que deben evitar. Te será fácil identificarlos, ya que los ingredientes alérgenos comunes están indicados en negrita o de tal forma que destacan. Además, cabe la posibilidad de que el alimento incluya trazas de algunos alérgenos, por lo que también deberás revisarlo en el envase, dado que vendrá expresamente indicado.
En el caso de la leche, este se considera un alérgeno común, por lo que la legislación europea obliga a destacarlo en la composición nutricional del alimento que lo contenga como ingrediente. Una gran cantidad de alimentos envasados incluyen también etiquetas de advertencia (por ejemplo, contiene gluten/lactosa, etc.). Este tipo de frases se utilizan a menudo por los fabricantes como una advertencia y no implican un requisito legal, pero se trata de una información muy valiosa para las personas con alergias.

Consejos para encontrar información sobre alérgenos en las etiquetas de los alimentos

A pesar de estar ahí para ayudarnos, las etiquetas de los alimentos a veces pueden resultar complicadas, dado que diversos ingredientes pueden contener un alérgeno común. Por ejemplo, los términos siguientes los puedes encontrar en las etiquetas de algunos alimentos y se refieren al alérgeno común leche:

 

  • Beta-lactoglobulina.
  • Caseinatos.
  • Suero de leche.
  • Proteína de leche hidrolizada.
  • Lactosa.
  • Lactoferrina.
  • Lactoglobulina.

 

Algunos ingredientes parecen procedentes de la leche, pero no lo son, como la crema, la leche de coco y el cacao en polvo. Al principio, puede ser una tarea de aprendizaje costoso, pero verás que pronto te acostumbrarás a identificar los ingredientes que tu bebé debe evitar consumir y, con un poco de investigación, te convertirás en un o una experto/-a.

 

 

Conoce toda la información relacionada con la APLV y la intolerancia a la lactosa

 

Libro de recetas para niños con APLV

Descubre deliciosas y variadas recetas aptas para niños con alergia a la proteína a la leche de vaca.

Descárgalo aquí