Etapas

evolucion habla bebe

Evolución del habla en el bebé

¡Da gusto oír por primera vez al bebé! Aunque sea un simple balbuceo, a partir de este momento no dejará de incorporar palabras a su repertorio. Y conforme lo vaya haciendo, tú también podrás descubrir nuevos detalles sobre su personalidad.

Evolución del habla en el bebé

Y es que a los niños les encantan las voces, ¡incluso antes de nacer ya escuchan las conversaciones del exterior! Por eso es importante que le hables y animes con respuestas cariñosas, y que gesticules y mantengas el contacto visual con él en todo momento, para que empiece a entender que la comunicación es algo más que palabras.

No hay un momento exacto para empezar a hablar, cada bebé es diferente, pero estas fases genéricas te ayudarán a entender es proceso:

Su primer cumpleaños
Seguramente ya balbucee e intente seguir el hilo de las conversaciones con palabras inexistentes o juntando las pocas que conoce. Aunque en su vocabulario solo conste mamá y papá, entiende muchas más palabras de las que imaginas.

18-24 meses
En esta etapa muestra un verdadero interés por su entorno. Empezará a nombrar un montón de objetos familiares como "taza", "gato", "peluche" y, por supuesto, a llamar a "mamá" y "papá". ¡Puede llegar a aprender hasta 10 palabras al día!
También es capaz de señalar cosas y personas conocidas, y es consciente de que aprender a hablar es la mejor forma de conseguir lo que quiere.

2 años
Este es el momento en el que empiezan a juntar palabras para formar frases sencillas, lo que se suele llamar el lenguaje del bebé. Es muy probable que diga cosas como "yo jugar" o "mamá, agua". También suele ser habitual que empleen una palabra que conozcan para describir algo que les resulta familiar, como llamar al gato "perrito" y a la piscina "zumo".

3 años
Tu niño ya dice frases más largas Ya conoce casi 900 palabras, una quinta parte de las que conocerá con 5 años.
 

Cómo puedes ayudar a tu niño a hablar y escuchar

El cerebro del bebé es como una esponja, absorbe palabras todo el día. Cuanto más le hables y escuches, más irá aprendiendo. Ayudarle también a entender lo que escucha también es muy importante para su proceso de socialización y capacidad de concentración. Estos sencillos trucos te ayudarán a conseguirlo:

Háblale cara a cara: mantén con él contacto visual en todo momento, así entenderá que las palabras son mucho más que sonidos.

Toca o apunta a las cosas de las que hablas: ve nombrado los objetos que forman parte de su día a día, como la ropa o los juguetes.

En un ambiente silencioso aprende a escuchar mejor: que no os distraigan mucho la radio, la tele u otro tipo de ruidos ambientales. Así os podréis centrar mejor el uno en el otro.

Habla sobre lo que está haciendo y sobre lo que estás haciendo: "Estás empujando el carrito". "Estás pintando con las ceras". Si vas explicándole lo que hace, le ayudas a recordar los nombres y las acciones. También puedes contarle lo que vas haciendo en casa o cuando vais caminando por la calle.

Hacer cosas nuevas: los niños van aprendiendo con la experiencia. Si tu hijo te mira mientras preparas la comida y le vas nombrado los ingredientes, le ayudarás a recordar los distintos alimentos. Y si vas al zoo a ver los animales, en vez de mirarlos en un libro, los nombres tendrán más significado para él.

Lectura diaria: al leerle cuentos fomentas su capacidad de comunicación. Y cuando se sepa su cuento favorito, te darás cuenta de que, al pararte antes del final de una frase importante, ¡la terminará él solito!

Cantar ayuda: ¡no hace falta que tengas una voz estupenda para que funcione! Con las canciones los sonidos se emiten más despacio y tu pequeño captará mejor la pronunciación.

Habla despacio: al igual que con las canciones, al hablar despacio ayudas a tu hijo a recordar los distintos sonidos.

Rimas infantiles: la lectura de versos infantiles es otra forma divertida de ayudar a los niños a aprender sonidos y palabras. Si se te ocurre alguna a ti, seguro que te dedicará sonrisas y carcajadas.

No dudes en repetir: ya se trate de leer, cantar, rimar o charlar, al hacerlo una y otra vez, el niño aprende con mayor facilidad.

Dale muchos ánimos: aplaude con ganas a tu hijo cuando pronuncie palabras que conozca o pruebe otras nuevas. Si las dice mal, repítelas correctamente y pasa a otra cosa sin más.

Enséñale a ser educado: tu niño es "todo oídos". Aprovéchalo para enseñarle normas básicas de educación como "hola", "por favor" o "gracias".

ENP Learn More Background

La ciencia del Early Life Nutritional Programming demuestra que la salud futura de tu hijo no está determinada sólo por los genes sino también por el entorno, que está en tus manos.


ENP Learn More Separator

Estudios han demostrado que solo una parte de la salud futura de tu hijo está relacionada con los genes.


Más información acerca de la Ciencia del ENP