Intolerancia lactosa bebé

Intolerancia a la lactosa en bebés

La intolerancia a la lactosa es relativamente poco frecuente en recién nacidos, aunque necesita un tratamiento cuidadoso en aquellos que la padecen. Sigue leyendo para obtener más información acerca de los diferentes tipos de intolerancia a la lactosa, cómo detectar las señales y lo que implica una intolerancia en su dieta habitual.

 

¡Prepara delicios platos con nuestro libro de recetas para niños con alergia a la proteina de la leche de vaca! 

Consíguelo aquí.

¡Prepara las mejores comiditas a tu bebé con nuestro libro de recetas especial para alergias! Consíguelo aquí.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La lactosa es un azúcar que se encuentra de forma natural en la leche y en la mayoría de los productos lácteos. La intolerancia se origina cuando el cuerpo es incapaz de producir suficiente lactasa, una enzima digestiva producida en el intestino, que descompone la lactosa para que ésta sea más fácil de digerir.

Existen tres causas principales:

 

  • Principal: cuando la producción de lactasa natural disminuye en respuesta a una disminución de la ingesta de productos lácteos en la dieta. En general, esto no ocurre antes de la edad adulta y se asocia con grupos culturales donde los productos lácteos no son un alimento habitual en la dieta.

 

  • Secundaria: intolerancia temporal que surge como consecuencia de un daño intestinal (a partir de un virus estomacal o una infección, enfermedad celíaca no diagnosticada o un largo tratamiento con antibióticos, por ejemplo).

 

  • Congénita: una forma extremadamente rara y genética de la afección en la que los bebés nacen sin lactasa o con cantidades muy bajas de ésta.

 

La intolerancia a la lactosa también puede ocurrir en bebés prematuros, debido a que su intestino delgado no está lo suficientemente desarrollado en el momento de nacer. Por lo general, mejora a medida que el bebé crece.

Señales de intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa puede ser difícil de detectar, porque los síntomas son similares a los de otras afecciones. Entre estos se incluyen: dolor de estómago, diarrea, estómago hinchado y cantidad excesiva de flatulencia. Estas señales usualmente ocurren entre la primera y la tercera hora después de consumir alimentos que contienen lactosa.

Qué debes hacer si sospechas que tu bebé tiene intolerancia a la lactosa

Si tu bebé tiene problemas digestivos, debes visitar a su pediatra, quien te ayudará con el diagnóstico, y puede derivarte a un dietista-nutricionista pediátrico para una atención más especializada de la afección.

 

Cuando se sospecha de intolerancia a la lactosa, es probable que te aconsejen eliminar la lactosa de la dieta del bebé. Sólo debes hacerlo bajo la dirección de un profesional de la salud, que proporcionará asesoramiento para asegurarse de que tu bebé siga recibiendo todos los nutrientes necesarios para un desarrollo saludable, ya que la lactosa es el carbohidrato mayoritario de la leche materna, mejora la absorción de calcio y favorece el desarrollo de la flora intestinal bacteriana.

 

El calcio es esencial para el crecimiento de los huesos de tu bebé, por lo que es importante verificar si debes eliminar de su dieta los productos lácteos

 

Un nutriente al que debes prestar especial atención es el calcio, un mineral que proviene generalmente de alimentos con lactosa y que influye en el desarrollo normal de los huesos y los dientes.

 

Si das el pecho y crees que tu bebé puede estar reaccionando a la lactosa presente naturalmente en la leche materna, debes hablar con su médico para obtener asesoramiento.

Alimentos que contienen lactosa y sus alternativas

Muchas personas con intolerancia a la lactosa pueden tolerar una pequeña cantidad de esta. De hecho, en 2010, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) indicó que una dieta reducida de lactosa es, a menudo, más apropiada que una dieta completamente libre de ella. Lo importante es analizar las necesidades individuales del bebé con tu médico. Algunas personas pueden tolerar hasta 20 g de lactosa por día, en dosis divididas a lo largo del día, en lugar de ingerirla de una sola vez.


Niveles de lactosa de algunos alimentos comunes:

 

  • Vaso de leche (200 ml): 9 g de lactosa.
  • Yogur (125 g): 5,9 g de lactosa.
  • Queso fresco (60 g): 1,8 g de lactosa.
  • Barra de chocolate con leche (54 g): 5,5 g de lactosa.
  • Bol de arroz con leche (200 g): 7,8 g de lactosa.

 

Tabla de lácteos y alternativas bajas en lactosa:

 

Tipo de alimento Alimentos con lactosa Alternativas bajas en lactosa
Leche  Extracto seco procedente de la leche, leche condensada, leche modificada, leche evaporada, leche desnatada en polvo, suero de leche Fórmulas bajas en lactosa y sin lactosa 
Grasa Margarina Mantequilla, mantequilla clarificada, crema para untar sin lácteos, crema para untar de soja, aceites vegetales
Queso Queso, cuajada

Bajos en lactosa: Edam, Gouda, Roquefort, Brie, Cheddar, queso azul

Sin lactosa: queso de soja, queso de arroz

Yogur   Bajos en lactosa: yogur de leche de vaca
Sin lactosa: yogur de soja
Nata Nata, nata artificial, helado Nata de soja, nata de avena
Ingredientes alimenticios Lactosa, lactoglobulina, cuajada, suero en polvo  

 

 

Alimentos que pueden contener lactosa como ingrediente:

 

  • Carnes y alimentos procesados como, por ejemplo, el jamón
  • Pan y productos de panadería
  • Cereales de desayuno
  • Pasteles
  • Galletas

 

¿Dejará mi bebé de tener intolerancia a la lactosa?

Según la causa, tu bebé puede recuperarse por completo o tolerar la lactosa en el futuro. En algunas personas, la afección dura toda la vida.

 

Tu pediatra o profesional de la salud puede recomendar una fórmula reducida en lactosa o sin lactosa. Es probable que estos profesionales deseen intentar volver a introducir la lactosa para probar la reacción del bebé y ver si ha habido algún cambio. Por ello, permanece en contacto con el profesional de salud y hazle saber cómo está evolucionando.

RECUERDA...

Si sospechas que tu bebé tiene intolerancia a la lactosa, habla con el pediatra o profesional de la salud. Este te guiará en los próximos pasos para identificar el problema y lograr que tu bebé goce de plena salud.

 

 

Conoce toda la información relacionada con la APLV y la intolerancia a la lactosa

 

Libro de recetas para niños con APLV

Descubre deliciosas y variadas recetas aptas para niños con alergia a la proteína a la leche de vaca.

Descárgalo aquí