Etapas

ninos rebeldes con la comida

Niños rebeldes con la comida

Puede resultar difícil seguir la pista de lo que le gusta y no le gusta a un niño de esa edad. De hecho, es bastante normal descubrir que lo que ayer era su comida favorita, hoy ha caído en desgracia. Sin embargo, si tu hijo está pasando una racha ‘tiquismiquis', la hora de la comida se puede convertir en una auténtica lucha.
 

Niños rebeldes con la comida

Aproximadamente la mitad de los niños de 1-2 años desarrollan hábitos alimenticios caprichosos y la mayoría tiene días en que están quisquillosos. Aunque es normal y no eres la única que lo sufre, lidiar con un niño que le hace muecas de desprecio a todo puede dificultarte poder darle una dieta variada y equilibrada.

  • Organiza las horas de comida de acuerdo a sus ritmos. Dale de comer cuando tiene hambre y pronto verás que se forma un patrón natural, que además te sirve de base para el resto de su rutina.
  • No le metas prisa. Deja que coma a su propio ritmo y no insistas en que lo termine todo. La hora de comer debe ser un momento de relax y disfrute.
  • Si tu hijo ha rechazado un alimento una vez, simplemente trata de volverlo a incorporar en unos cuantos días.
  • El entorno donde el niño toma sus comidas debe estar tranquilo para que pueda centrarse en comer, la tele o los juguetes pueden distraerle.
  • Comienza con porciones pequeñas, manejables y felicítale cuando se las termine. Esto puede ayudarte a que quiera comer un poco más.
  • Una de las manías típicas de los niños de esta edad es la del rechazo a las verduras. Intenta compensarlo aumentando su consumo de frutas.
  • Comed juntos. Si su hora de comer coincide con la de toda la familia, compartir este momento con vosotros le hará entender que la comida es más deliciosa de lo que imagina.
  • Háblale de forma positiva de los alimentos que estáis comiendo los dos. Decir "¡mmm…, esta manzana está riquísima!" o "estas espinacas están muy buenas" le hará ver lo mucho que se puede disfrutar de la comida.

Puede que tengas la impresión de que los gustos del niño cambian cada día, pero lo más importante es tratar de ser paciente. Con persistencia, tu hijo superará esta fase exigente y aprenderá a disfrutar de una dieta sana, equilibrada y nutritiva.

Mientras tanto, puedes asegurarte de que tu hijo obtiene algunos de los nutrientes más importantes dándole la leche de crecimiento Almirón 3. Tiene prebióticos para nutrirle desde dentro y le aporta más hierro que la leche de vaca, además de vitamina D y C para ayudarle a que no descienda el nivel de éstas hasta que salgan de esta etapa más rebelde.

 

ENP Learn More Background

La ciencia del Early Life Nutritional Programming demuestra que la salud futura de tu hijo no está determinada sólo por los genes sino también por el entorno, que está en tus manos.


ENP Learn More Separator

Estudios han demostrado que solo una parte de la salud futura de tu hijo está relacionada con los genes.


Más información acerca de la Ciencia del ENP