Etapas

el yodo en el embarazo

¿Qué es el yodo?

El yodo contribuye a la producción de las hormonas tiroideas, esenciales para el desarrollo cerebral del bebé. Descubre qué alimentos son una buena fuente de yodo.

¿Por qué es importante el yodo?

El yodo es necesario para la producción de las hormonas tiroideas. Estas hormonas ayudan a que el cerebro del bebé se desarrolle correctamente, además de cuidar la salud de las células y regular el metabolismo. El yodo es necesario para la diferenciación de varios órganos, el desarrollo del sistema nervioso y la producción de hormonas, que son indispensables para el crecimiento. La carencia de yodo durante el embarazo puede hacer que se desacelere el crecimiento del bebé y puede afectar el desarrollo del cerebro.

 

 

Después del nacimiento, el bebé sigue necesitando este mineral para crecer y promover el desarrollo del cerebro y de los órganos. Un nivel bajo de yodo en niños y adultos está asociado con fatiga, depresión y aumento de peso. Sin embargo, un nivel excesivo de yodo también puede tener efectos secundarios similares.

¿Cuánto necesitamos?

Descubre cuánto yodo es necesario en cada etapa del desarrollo temprano del niño.

Durante el embarazo

Tu cuerpo debe proporcionar todo el yodo que tu bebé necesita, y las investigaciones han demostrado que la carencia de yodo puede disminuir el coeficiente intelectual (CI) del bebé. Por eso, durante el embarazo la ingesta diaria recomendada en España es de 175 µg por día. Es más eficaz y seguro obtener esta cantidad adicional de yodo mediante la alimentación. Si bien los suplementos multivitamínicos son seguros para la mayoría de las mujeres embarazadas, algunos suplementos, como los basados en algas pardas o marinas, contienen niveles que son demasiado elevados. Si tienes alguna duda, habla con tu profesional de la salud. Consulta las sugerencias sobre alimentos con alto contenido de yodo que se encuentran al final de este artículo. O bien calcula tu ingesta diaria con nuestra Herramienta de Nutrición.

Durante la lactancia materna

Durante la lactancia, las recomendaciones son las mismas que durante el embarazo. El bebé sigue necesitando yodo para promover funciones corporales importantes, como el crecimiento y el desarrollo cerebral. Como le proporcionas el yodo a tu bebé a través de la leche materna, se recomienda una ingesta diaria de 200 µg. Si bien es posible que consideres la opción de tomar un suplemento multivitamínico después del parto (por favor, consúltalo siempre con tu médico), la mejor forma de obtener yodo es a través de la alimentación. Consulta las sugerencias sobre alimentos con alto contenido de yodo que se encuentran al final de este artículo. O bien calcula tu ingesta diaria con nuestra Herramienta de Nutricición.

De la alimentación complementaria a la primera infancia

A medida que comienza la alimentación complementaria, el bebé necesita obtener una cantidad suficiente de yodo en su dieta a fin de mantener el ritmo rápido de desarrollo y crecimiento. Sus necesidades aumentan con la edad, de aproximadamente 45 µg a los 6-12 meses  a 70 µg a los 4-5 años de edad. No debe excederse el límite superior de 200 µg para los niños en la primera infancia (hasta los 3 años). A continuación presentamos alimentos con alto contenido de yodo. Puedes calcular la ingesta de tu hijo en la primera infancia con nuestra Herramienta de Nutrición.

¿Qué alimentos son una buena fuente de yodo?

Las fuentes más ricas en yodo son el pescado y los productos lácteos. 
El yodo también se encuentra en pequeñas cantidades en la carne, las nueces y el pan.
Incluye mucha leche, queso y yogur en tu dieta a fin de asegurarte una ingesta suficiente, y come pescado con frecuencia. El pescado blanco, el pescado azul y los mariscos son una buena fuente (caballa, gambas, chipirones, chirlas, berberechos, salmón, sepia o pulpo son algunos alimentos ricos en yodo e ideales para elaborar platos deliciosos y nutritivos).
Si tienes una duda respecto a tu ingesta de yodo, habla con tu profesional de la salud sobre la posibilidad de tomar un suplemento. 



El yodo influye en el desarrollo cerebral del bebé, y por eso es aconsejable aumentar el consumo durante el embarazo y la lactancia a 175-200 µg por día. El cerebro sigue desarrollándose durante los primeros años de vida del niño. Por eso, es igualmente importante que obtenga una cantidad suficiente de yodo a través de la dieta. Utiliza nuestra Herramienta de Nutrición para saber si tú o tu hijo estáis ingiriendo una cantidad suficiente. 

ENP Learn More Background

La ciencia del Early Life Nutritional Programming demuestra que la salud futura de tu hijo no está determinada sólo por los genes sino también por el entorno, que está en tus manos.


ENP Learn More Separator

Estudios han demostrado que solo una parte de la salud futura de tu hijo está relacionada con los genes.


Más información acerca de la Ciencia del ENP