Etapas

El sexo durante el embarazo

El sexo durante el embarazo

Seguramente hayas oído muchas cosas buenas y malas sobre las relaciones sexuales durante el embarazo. La verdad es que cada mujer las entiende y practica de formas diferentes dependiendo de su estado físico, emocional o del desarrollo de su embarazo.

La verdad sobre alguno de los mitos más comunes

Nadie mejor que tú misma para decidir cuándo, cómo y con qué frecuencia quieres que sean tus relaciones sexuales. Y para que lo hagas con total tranquilidad vamos a desmentir alguno de los mitos más recurrentes sobre el sexo en el embarazo:

 

1. Las relaciones sexuales pueden poner en peligro el desarrollo del embarazo.

 

Eso es totalmente falso. Salvo que exista una contraindicación rotunda por parte de tu ginecólogo o matrona, es muy recomendable y saludable. Durante el orgasmo se liberan un montón de endorfinas, lo que hará que tanto tú como el bebé estéis más relajados.

 

2. Puede que el bebé sufra algún daño.

 

Siempre que el embarazo se desarrolle correctamente, el bebé estará protegido por el líquido amniótico y el útero está fuertemente sellado.

 

3. Durante el embarazo los orgasmos son más intensos.

 

Depende de cada mujer y de cómo lleve el embarazo. Algunas tienen la libido más baja que nunca, mientras que otras disfrutan de su sexualidad más que en toda su vida. Lo que sí es cierto es que las hormonas y el peso del bebé hacen que tengamos una mayor sensibilidad vaginal.

 

4. Mi apetito sexual se mantendrá así durante todo el embarazo.

 

Cada trimestre de embarazo implica una serie de cambios que pueden afectar a nuestra libido durante estos meses. Lo normal es que en el primer trimestre los mareos, náuseas y cansancio, unidos al miedo de perder el bebé, te hagan sentir más desganada.

 

Sin embargo, durante el segundo trimestre estarás más segura de ti y de tus posibilidades, tendrás más fuerza y más ganas de disfrutar con tu pareja de esos momentos de intimidad.

 

En el tercer trimestre tu barriga será más grande y tendrás menos movilidad, eso no significa que no tengas relaciones, más bien lo contrario. Solo tienes que experimentar hasta que encuentres una postura cómoda para los tres.

 

5. Durante el embarazo estás mucho más sensible. 

 

Lo normal es que sí. La producción de estrógenos favorece el flujo sanguíneo a todos los órganos genitales, aumentando su sensibilidad. Además, la vagina está más lubricada y receptiva y el pecho, al volverse más voluminoso, estará más sensible y será más atractivo para tu pareja.

 

6. Embarazada soy menos atractiva.

 

¡No! Tu cuerpo cambiará mucho a partir de estos meses, puede que no estés a gusto con tu imagen o, por el contrario, que te sientas más femenina que nunca. ¡La mayoría de los hombres encuentran muy sexy a su pareja durante el embarazo!

 

7. No todas las posturas son recomendables.

 

Evidentemente, conforme el embarazo avanza y la tripa y el bebé cada vez es mayor, hay posturas que pueden resultarte poco cómodas o, incluso, complicadas. Todo es cuestión de probar. En general las relaciones sexuales durante el embarazo implican una mayor delicadeza y complicidad con la pareja. Las posturas más cómodas suelen ser: de costado, tú delante y él detrás; tú sentada sobre él y tú de rodillas sobre él.

 

8. El sexo durante el embarazo no tiene ninguna ventaja.

 

Falso. Además de la producción de estrógenos que te ayudan a estar mucho más tranquila, y el ejercicio que se hace de musculatura vaginal de cara al parto, mantener relaciones durante el embarazo es genial para aumentar el romanticismo y complicidad con tu pareja antes de ser papás.

 

9. El esperma puede afectar a mi embarazo. 

 

Es verdad que contiene prostaglandinas, hormonas que provocan contracciones uterinas. Por eso, si durante el embarazo tienes hemorragias o riesgo de sufrir un parto prematuro es aconsejable utilizar preservativos.

 

10. En qué casos se contraindican las relaciones sexuales. 

 

Sin duda alguna, quién tiene que valorar este tema es el ginecólogo que sigue tu embarazo. Pero en general, los factores de riesgo más comunes son:

  • Peligro de aborto. Especialmente cuando existen antecedentes.
  • Riesgo de parto prematuro, si estás de menos de 36 semanas.
  • Hemorragias injustificadas, que pueden ser síntoma de una complicación.
  • Rotura de la bolsa de aguas. Si hay pérdida de líquido amniótico existe riesgo de infección.
  • Placenta previa o inserción baja de la placenta.
  • Embarazo múltiple. Las relaciones están contraindicadas a partir del último trimestre de embarazo.
  • Cérvix dilatado. Si hay dilatación del cuello uterino las relaciones sexuales pueden facilitar el ingreso de gérmenes.
Conoce toda la información relacionada con la evolución de tu embarazo semana a semana.

Artículos relacionados

 

 

 

 

Aviso importante: La leche materna es la mejor opción para tu bebé ya que proporciona múltiples beneficios a los bebés y las madres. Es importante que durante el embarazo y la lactancia, mantengas una dieta sana y equilibrada. Combinar el pecho con otras fórmulas lácteas durante las primeras semanas del bebé puede reducir tu producción de leche materna, haciendo más difícil la vuelta a una alimentación basada únicamente en leche materna. Consulta siempre con tu médico y/o matrona cualquier duda sobre la alimentación de tu bebé. Si utilizas una leche de fórmula, debes seguir las instrucciones del envase para una correcta preparación.

ENP Learn More Background

La ciencia del Early Life Nutritional Programming demuestra que la salud futura de tu hijo no está determinada sólo por los genes sino también por el entorno, que está en tus manos.


ENP Learn More Separator

Estudios han demostrado que solo una parte de la salud futura de tu hijo está relacionada con los genes.


Más información acerca de la Ciencia del ENP