Etapas

dieta lactancia

Una dieta sana durante la lactancia materna

Mientras des el pecho, tu bebé recibirá todos los nutrientes a partir de la leche que tú produces. Dedicarte un tiempo para comer de forma sana y obtener toda la energía y nutrientes que necesitas en este momento es muy importante durante la lactancia. 

Lo mejor para ti y para tu bebé

Ten en cuenta:
 

·       Los carbohidratos como el pan integral, los cereales, la pasta y las patatas te aportan energía de larga duración y deberían representar una parte considerable de tu alimentación.

·       La fruta y las verduras os aportan a ambos vitaminas, minerales y fibra, que son esenciales.

·       Puedes obtener proteínas (vital para el crecimiento y desarrollo del bebé) de la carne, las legumbres, el pescado y los huevos, pero toma cantidades moderadas y elige carnes magras.

·       Los alimentos ricos en calcio, como la leche semidesnatada, el queso y el yogur también son claves.

·       Los alimentos con alto contenido de grasa o azúcares tienen muchas calorías y, con frecuencia, muy bajo valor nutritivo, por lo que lo mejor es evitarlos o tomarlos ocasionalmente a modo de capricho.

·       Si andas muy liada o no tienes tiempo de cocinar, un puñado de pipas de girasol o calabaza, un sándwich integral de carne magra, atún, queso, ensalada o un cuenco de cereales enriquecidos en fibra con leche, yogur y fruta son tentempiés más sanos y, además, fáciles de preparar.

Durante la lactancia, te especial atención con:
 

·       Las calorías extra. Si estás dando el pecho, toda la energía que necesita el bebé provendrá de ti, lo que significa que necesitarás algunas calorías más de lo normal. Algunas vendrán de las reservas que acumulaste durante el embarazo, pero el resto tendrás que obtenerlas a partir de tu alimentación.

No hay una cantidad determinada de calorías necesarias, depende de la energía que hayas acumulado durante el embarazo, de cuánto esté comiendo el bebé y de tu actividad física (aunque en este momento seguramente estés descansando más de lo habitual). El mejor consejo es que comas cuando tengas hambre, probablemente poco y a menudo, y que te tomes tentempiés sanos y nutritivos si quieres picar algo entre comidas. 
 

·       El agua. Vas a necesitar dos litros al día, pues es esencial para la fabricación de la leche materna. Es posible que mientras amamantas tengas bastante sed, así que bebe siempre que tengas necesidad. Muchas madres encuentran práctico tener a mano una botella grande de agua. Si tu orina tiene un aspecto oscuro o huele más fuerte de lo normal es señal de que no estás bebiendo suficiente. Recuerda que la leche y los zumos de fruta también son una buena alternativa para mantenerte hidratada.

·       El alcohol y la cafeína, ya que pueden transmitirse al bebé a través de la leche (y sus efectos también).

·       Alimentos muy especiados o picantes que puedan provocar molestias estomacales al bebé.