Etapas

ninos comen mal

Consejos para los niños que comen mal

Si tu hijo se empeña en comer solo lo que le gusta tendrá menos capacidad para llevar una dieta sana y equilibrada. Trata de no preocuparte más de la cuenta: casi todos los bebés pasan por una fase exigente con los alimentos. Sin embargo, es importante insistir en que tenga una dieta lo más variada posible, para garantizar que obtiene los nutrientes que necesita.

  • Dale ejemplo. Prueba un poco de su comida, haz ruidos y expresiones agradecidas. Así entenderá que es algo agradable.
  • Empieza con pequeñas porciones. Las raciones pequeñas intimidan menos y siempre hay tiempo de darle un poco más si algo le ha gustado.
  • Incluye distintos sabores en la misma ración. Así si algo no le gusta puede comer otra. Eso sí, intenta no abusar de su comida favorita.
  • Si el bebé escupe algo, prueba otra vez otro día. Puedes mezclarlo con algo que sí le guste. 

Consejos prácticos para que aprenda a comer.

A medida que el niño crece va desarrollando su personalidad. Seguramente a partir del año empiece a intentar expresar su individualidad, lo que puede convertir las comidas en momentos realmente interesantes. Implicarle en las comidas y hacer ver que tomar alimentos es algo divertido te puede ayudar a superar algunos problemas.

Los niños de 1-2 años necesitan unos patrones constantes, seguir estas pautas te puede ayudar a implantarlos:

  • Mantén una rutina en horas de comidas y tentempiés. Intenta no darle de comer poco antes de las horas de sueño, si está muy cansado no tendrá ganas.
  • Además de sus tres comidas regulares, dale dos o tres pequeños tentempiés sanos a lo largo del día. Galletas, un pequeño sándwich, una fruta o un trocito de queso son alimentos ideales como tentempié. 
  • Si bebe demasiados líquidos, especialmente antes de comer, se le quitarán las ganas.
  • Dale la oportunidad de que decida cuándo ha tomado suficiente. Sabrá cuándo está lleno y cuándo está hambriento. Lo normal es que la ingesta de alimentos se compense a lo largo del día.

Haz que las comidas sean divertidas:

  • Sé creativa. Sirve la comida con formas y tamaños interesantes para fomentar el juego. Usa moldes para cortar galletas y haz sándwiches con forma de estrella, corazón o animal. Las espirales de pasta o las letras del abecedario les suele gustar. 
  • Dale vida a las comidas colocando los alimentos en el plato simulando una cara divertida o dando nombre a los alimentos.
  • Trata de no alterarte cuando haya falta de orden o limpieza. Es posible que el niño coma mejor si le dejas comer solo. Dale un poco de puré de garbanzos a modo de pintura y un palo de zanahoria como pincel para que decore el plato. 

Implicar al niño en el proceso de la compra y preparación de alimentos también puede ayudarte:

  • El supermercado puede ser un lugar para aprender y explorar; pídele que localice frutas y verduras que conoce y elógiale cuando las encuentre. Asegúrate que le recuerdas durante la comida que está tomando esa fruta o verdura que ha sabido encontrar tan bien. 
  • Si es suficientemente mayor, déjale que te ayude a preparar su comida dándole un cuchillo de niño para que corte las verduras. Si aún es pequeño, sentarle cerca para que pueda escucharte y ver lo que haces. 
  • A los niños de esta edad les gusta que les den la oportunidad de tomar decisiones, así que pregúntale si quiere elegir las verduras de la guarnición o qué le apetece beber. 
ENP Learn More Background

La ciencia del Early Life Nutritional Programming demuestra que la salud futura de tu hijo no está determinada sólo por los genes sino también por el entorno, que está en tus manos.


ENP Learn More Separator

Estudios han demostrado que solo una parte de la salud futura de tu hijo está relacionada con los genes.


Más información acerca de la Ciencia del ENP