Etapas

vuelta al trabajo

Vuelta al trabajo

La reincorporación al trabajo tras una baja de maternidad no siempre es fácil. Adaptarse de nuevo a los horarios profesionales, ponerse al día y, sobre todo, dejar al bebé al cuidado de otra persona que no seas tú. 

Por otro lado, salir de casa, relacionarte de nuevo con otras personas fuera de tu entorno familiar, arreglarte y asumir nuevos retos profesionales también te ayudarán a despejarte y valorar cómo ha afectado y qué papel tendrá la maternidad en tu vida. 

¿Quién cuidará del bebé?

Encontrar a una persona de confianza a la que encargarle el cuidado del bebé las horas que tú estés en el trabajo puede llevarte bastante más tiempo del que imaginas. Hacerte esta serie de preguntas puede ayudarte a simplificar tu búsqueda: ¿Trabajas por cuenta ajena o como empleada? ¿Cómo son tus horarios? ¿Y los de tu pareja? ¿Hay alguna persona en tu entorno familiar que pueda encargarse del bebé? ¿Quieres que empiece a relacionarse con otros niños o prefieres que tenga un cuidado totalmente personalizado?

¿Demasiadas preguntas? Tranquila, Siempre Juntos ha creado un listado con todo lo que debes valorar a la hora de dejar al bebé al cuidado de otra persona.
 

• Dejarlo con un familiar o persona de tu entorno

Esta siempre es la opción más económica, incluso si decides pagarle una pequeña cantidad por el trabajo que va a realizar, y de confianza. Nadie se va a esforzar tanto por que el bebé esté lo mejor posible, aunque a veces la forma de hacerlo puede que no se adapte a tus gustos o principios. Es importante que establezcas ciertos límites para que esta persona no se entrometa demasiado en vuestras rutinas familiares. 
También debes tener en cuenta que tu bebé está lleno de energía, quizás demasiada para una persona de mayor edad a la que puede dejar agotada física y mentalmente. 

• Contratar a una niñera

Puedes contratarla como interna, o por unas horas establecidas. Esta es la opción más cara, pero tal vez la más cómoda, flexible y personalizada tanto para ti como para el bebé. Encontrar a una persona de confianza y bien preparada fuera de tu entorno puede resultar como buscar una aguja en un pajar. Tal vez conozcas a otras mamás que puedan recomendarte a alguna niñera en concreto. Otro de los inconvenientes de tener a una persona al cuidado del bebé es que si se pone mala, necesita faltar por algún motivo o decide dejar de trabajar para ti, tendrás que encontrar a alguien que pueda reemplazarla inmediatamente. 

• Llevarle a la guardería

Hoy en día hay casi tantos tipos de guardería o jardines de infancia como madres y niños. Con horarios más o menos extensos y flexibles, multilingües, especializadas en diferentes tipos de educación, las que te permiten ver a través del ordenador lo que hace tu bebé...En general busca aquella que mejor se adapte a vuestros horarios, expectativas educacionales y bolsillo. Que esté cerca de casa, o de camino al trabajo también os facilitará vuestro día a día.
Recuerda que puedes llevar al bebé hasta los dos años, a partir de los 3 puedes llevarlo a un colegio con preescolar o escuela infantil. 

Si ninguna de estas opciones te convence, siempre puedes plantearte quedarte tú al cuidado del bebé. Sopesa si tanto a nivel personal y profesional te compensa y si puedes permitírtelo económicamente. 

ENP Learn More Background

La ciencia del Early Life Nutritional Programming demuestra que la salud futura de tu hijo no está determinada sólo por los genes sino también por el entorno, que está en tus manos.


ENP Learn More Separator

Estudios han demostrado que solo una parte de la salud futura de tu hijo está relacionada con los genes.


Más información acerca de la Ciencia del ENP