tipos de parto

Tipos de parto y sus clasificaciones

Hoy en día existen muchos tipos de parto enfocados a que cada mujer pueda decidir y sentirse lo más cómoda posible en un momento tan especial.
 

Tipos de parto y sus clasificaciones

Informarte sobre cada una de ellas y sobre todo, hablarlo con tu ginecólogo o matrona antes de salir de cuentas te ayudará a decidirte.
Mientras tanto, este artículo te dará una idea general de en qué consisten algunas de las formas de parto más habituales y sus clasificaciones.

Según la intervención médica, un parto puede ser:
Natural.
Es el que menos riesgos conlleva tanto para la mamá como para el bebé ya que el médico basa su diagnóstico en los latidos del bebé y en la frecuencia e intensidad de las contracciones y no utiliza ningún tipo de anestesia ni intervención quirúrgica. Su principal beneficio es el contacto inmediato del bebé y la madre, lo que más tarde puede influir en el desarrollo de su personalidad. Si decides tener un parto natural deberás estar preparada para afrontar el dolor que supone. El yoga y las clases de preparación al parto pueden ayudarte a aliviarlo.
Otras modalidades del parto natural son el parto en cuclillas o en el agua.

Natural con anestesia.
Es igual que el natural, solo que se utiliza anestesia u otros medicamentos para inducir o aliviar los dolores del parto.

Parto por cesárea.
Suele realizarse cuando el bebé no está bien colocado, es decir viene de pies o nalgas o se encaja de forma transversal. También cuando surgen complicaciones o emergencias como una tensión fetal, cavidad pélvica menor al tamaño del bebé, sangrado vaginal o infecciones virales activas que afecten al cuello uterino. La cirugía consiste básicamente en una incisión en la pared abdominal y en el útero para extraer al bebé. Existen dos tipos de cisura: una que se realiza de forma longitudinal del ombligo al pubis; y otra en forma transversal y a nivel suprapúbico.

Según el tiempo de gestación:
Parto de término: es el que ocurre entre las 37 y 42 semanas de gestación.
Parto pretérmino: es el que ocurre entre las 28 y las 37 semanas de gestación.
Parto postérmino: cuando el parto ocurre después de las 42 semanas de gestación.

Según el comienzo:
Parto espontáneo: cuando no es necesario inducirlo médicamente ni realizar ninguna maniobra quirúrgica para su expulsión.
Parto inducido-estimulado: cuando es necesario inducir las contracciones del trabajo del parto mediante medicación exógena.

Según la finalización:
Parto eutócico: es el que comienza y termina de forma natural y espontánea, sin intervención médica.
Parto distócico: cuando se necesitan maniobras o intervenciones quirúrgicas para la finalización del parto.