Algunos problemas comunes en el periodo posparto

Puede que con la gestación te hayas sentido cada vez más cansada, y hayas esperado que el agotamiento desapareciera con la llegada del bebé. Pero el cuidado de un recién nacido es extenuante, sobre todo si además te estás recuperando de un parto difícil.

El cansancio de las mamás

Intentá aceptar que te sentís cansada, en lugar de preocuparte por ello. La mayoría de las mujeres sufren cansancio de una manera u otra. Y de lo que probablemente no serás consciente es que al organismo le cuesta aproximadamente un año recuperarse completamente de la gestación. Si pasado un tiempo no te sentís mejor, hablá con tu médico o profesional de la salud.

Incontinencia, dolor de espalda, jaquecas en el periodo posparto

En el periodo postparto, las mujeres pueden sufrir varios síntomas. Puede que sean muy leves y ni siquiera te plantees consultar a un doctor. Pero si no desaparecen pronto, hablá con alguien al respecto. Seguramente tu doctor o profesional de la salud te podrá ayudar, o derivarte a un especialista. La incontinencia, en particular, puede constituir un auténtico problema. ¡No sufras en silencio!

Pérdida de pelo por el cambio hormonal durante el embarazo

«¡Socorro – se me está cayendo el pelo!» No te preocupes, sólo es temporal.

Puede que le cueste unos meses, pero te volverá a crecer el cabello. En realidad, no estás ‘perdiendo’ pelo; uno de los cambios hormonales que se produjeron en tu cuerpo durante el embarazo, enlenteció el ritmo normal de la caída de pelo. Las mujeres embarazadas a menudo notan que su cabello tiene más volumen que el habitual.

Ahora que ha nacido el bebé, el organismo compensa dicho cambio perdiendo el pelo que se te hubiera caído durante la gestación.

Decaimiento después de tener un hijo

Nueve de cada diez mujeres sufren alguna forma de ‘decaimiento’ después de tener un hijo. Ocurre igual que con otras circunstancias de tu vida que has ansiado por mucho tiempo. De repente, todo ha pasado y te sentís un poco decaída porque se ha acabado la emoción.

Y a la vez te están cambiando los niveles hormonales. Así que es normal sentirse un poco angustiada, perder el apetito, estar irritable, tener dificultades para dormir o simplemente sentirse con falta de ánimo y malhumorada. Compartir tus sentimientos con otras personas suele ser un buen método.

Para tratar el decaimiento.

–  Intentá arreglártelas para dormir lo suficiente, y entender que no tenés por qué hacer todo sola – incluso si no tenés pareja – te levantará el ánimo. El decaimiento suele desaparecer de manera espontánea.

– A veces el decaimiento puede degenerar en un tipo de depresión más grave. Este problema afecta a 1 de cada 8 madres. En tal caso, quizás sientas un abatimiento más profundo que te resulte realmente difícil combatir.

– Podrías tener problemas para entablar una buena relación con tu bebé, tu pareja o tu familia. Algunas mujeres se vuelven muy emotivas, otras se retraen. Si te sentís muy deprimida, hablá con tu médico. El sabrá ayudarte.

¿Tienes consultas relacionadas con la nutrición de tu bebé durante las primeras etapas de la vida?

Consejo experto para asesorarte las 24 horas del día, 365 días.

Información sobre nuevos productos Almirón

Teléfono

Llámanos GRATIS 24hrs / 365 días

900 181 797

E-Mail

Escribenos con tu dudas a almiclub@danone.com